9 may. 2016

Cómo mantener alejadas a pulgas y garrapatas

Hola mi gente, hoy os quiero compartir cómo mantener alejadas a pulgas y garrapatas de nuestros animales y nuestras casas. De una manera totalmente artesanal, natural y ecológica.

Lo primero y muy importante es ser respetuosa y educada y por lo tanto pedir las cosas por favor

Hermanas pulgas y garrapatas, pido bendiciones para vuestras vidas y os pido por favor que no entreis en esta casa. Muchas Gracias
Un cartelito en la puerta de casa, a ras del suelo. Así lo he hecho yo, aunque hay muchas maneras de hacerlo, el caso es que les llegue el mensaje...


Lo siguiente es un collar para nuestros amigos. Algo de algodón, que pueda absorver el aceite con el cual lo vamos a impregnar.


La receta para hacer el aceite es la siguiente:
Aceite de oliva
Un puñado de clavo (la especia)
Un puñado de palo santo rallado
Lo mezclamos y lo dejamos macerar al sol un mínimo de 28 días
Cuando ya está lo colamos y le añadimos unas gotas de aceite esencial de árbol del té, y/o geranio y/o citronella. Yo sólo le he añadido árbol del té y va bien.
Lo que yo hago es echar un chorro en un plato y le paso el collar, que se lo va absorviendo todo, como si fuera una bayeta. La operación se repite cuando notes que el collar está muy seco y deja de oler. Cada vez hay que hacerlo con menos frecuencia.

Esta receta me la pasó una amiga, María, de Lorca, y a ella le ha funcionado durante años. No sé si se podrá aplicar a gatos o a otros animales...


Y por último, buscamos la ayuda de nuestra querida amiga, la Ruda.
Ruda macerando en alcohol

Ponemos una buena cantidad de ruda fresca en un bote de cristal. Añadimos alcohol etílico y lo dejamos macerar durante un mínimo de un mes. A ser posible en la oscuridad. Luego lo colamos y lo vertemos en un bote difusor, en un spray.

Y así podemos rociar la cama del perro, las esquinas de la casa, alfombras, ropa, lo que queramos, pero nunca al perro por favor.

Al manipular la ruda tenemos que tener en cuenta que es fotosensible. Esto quiere decir que si nos impregnamos de su aceite y nos tocamos la piel, nos quedarán manchas oscuras... Así que a lavarse bien las manos después de manipularla.

Y ya está, bien sencillo. Una manera de prescindir de venenos tóxicos y contaminantes de la industria.

Alhambra bien feliz con su collar libre de venenos

Y como ya sabemos que es de bien nacidos ser agradecidos, pues le damos las gracias a nuestra Pachitamama por poner a nuestra disposición todo lo que necesitamos.